La Sociedad Civil. Una opción económica para emprender

Cuando dos o más personas deciden poner en marcha un proyecto empresarial habitualmente se piensa en la creación de una Sociedad de Responsabilidad Limitada. Pero frente a ello existen otras posibilidades, entre las cuales se encuentra la creación de una Sociedad Civil, la cual permite a los socios mantener el estatus de Autónomo.

 

La Sociedad Civil se crea mediante un contrato privado de colaboración entre dos o más personas que desean llevar a cabo una actividad con ánimo de lucro. En este caso los socios pueden aportar dinero, bienes o trabajo. Aunque se llame sociedad, realmente no lo es, no tiene personalidad jurídica. Y el beneficio o pérdida se reparte en función de lo establecido en el contrato y tributa en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y no en el Impuesto sobre Sociedades.

 

Tiene sus ventajas y sus inconvenientes con respecto a una sociedad limitada,  

 

Entre las ventajas están:

 

 -Que su constitución es más simple y barata que la de una sociedad limitada, ya que en principio no es necesaria escritura pública ante notario (salvo que se aporten bienes inmuebles o derechos reales) ni inscripción en el Registro Mercantil y no necesita capital mínimo. El socio que aporte trabajo estará dado de alta en el régimen de autónomos y en el caso de cumplir los requisitos podría acogerse a la tarifa plana para nuevos autónomos regulada en la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

 

Pero también tiene sus inconvenientes: 

 

-Dificultad de valoración del trabajo frente al capital:

Si un socio va a aportar trabajo y otro socio capital, se presenta la dificultad de valorar el trabajo frente a la aportación de capital. Se establecerá en el contrato cual va a ser la forma de remunerar a los socios según un porcentaje.

 

-Responsabilidad ilimitada de los socios:

Uno de los principales inconvenientes es la responsabilidad ilimitada de los socios ante deudas con terceros. Al igual que el autónomo, los socios responden con sus bienes presentes y futuros de las deudas contraídas. E igualmente puede afectar al cónyuge si el socio está  casado en sociedad de gananciales.

 

-Mayor tributación en caso de elevados beneficios:

En el caso de que los beneficios sean altos se tributa más que en el caso de las SL, que está limitado a un tipo entre el 20% y el 30% de los beneficios (base imponible), mientras que en la sociedad civil los socios tributan los beneficios en el IRPF, que en el caso de altos beneficios (aproximadamente a partir de los 35.000€ de base imponible) estarán por encima de estos porcentajes. Ahora bien, si en una SL se reparten beneficios después de haber pagado el Impuesto sobre Sociedades, el socio que recibe estos beneficios tributa por ellos en el IRPF (excepto los primeros 1.500€ que están exentos).

 

 Por su parte la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) requiere mayores requisitos para su creación y más obligaciones legales:

 

-Habrá que registrar el nombre de la empresa, solicitando previamente un certificado negativo de denominación social (es decir, que te digan que no existe otra empresa con ese nombre) al Registro Mercantil Central.

-Su creación requiere un desembolso de 3.000,06€ que hay que depositar en un banco.

-Se tiene que redactar los estatutos de la sociedad.

-Hacer escritura pública de la constitución de la sociedad ante notario.

-Trámites con Hacienda para la obtención del NIF, alta en el I.A.E. y declaración censal de inicio de la actividad.

-Inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil.

Respecto a la Seguridad Social por ser administrador de la sociedad limitada se estará de alta en el régimen de autónomos, pero este caso sí está excluido de la tarifa plana, debiendo cotizar como mínimo 256.72€.

 

La principal ventaja de la SL es que se limita la responsabilidad de los socios al patrimonio de la empresa, no quedando ligado el patrimonio personal a las deudas de la empresa. Sólo el administrador de la sociedad sí responde con su patrimonio propio de las deudas con la administración pública, es decir, Seguridad Social y Hacienda.

 

Esta limitación de la responsabilidad tiene más trascendencia cuando la empresa empieza a crecer y va aumentando su endeudamiento para obtener dicho crecimiento. 

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 0

Enlaces de interés

Es actualidad

Dónde estamos



NOVIEMBRE 2016

Zanjado el conflicto del IBI entre la hermandad del Rocío de Triana y el consistorio de Almonte

 

ver noticia elcorreoweb.es

SEPTIEMBRE 2016

El Gobierno andaluz estudia reducir de 3 a 2 el número de socios para constituir una cooperativa

ver noticia faecta

AGOSTO 2016

Cambios en las reducciones del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Andalucía

Decreto-Ley 4/2016, de 26 de julio