Cómo realizar una declaración complementaria (por atrasos de rendimientos del trabajo)

Consiste básicamente en rehacer la declaración de IRPF del ejercicio fiscal en que se hayan devengado esos rendimientos del trabajo incluyendo los mismos.

Normalmente aparecen en la información fiscal del año en curso como rendimientos del trabajo con devengo anterior al actual ejercicio fiscal. Suele aparecer también si han tenido retenciones o tienen reducción.

Bien, supongamos que te encuentras en tu información fiscal o en el certificado de empresa, que en el año a declarar has percibido cantidades relativas a tus rendimientos de trabajo, pero correspondiente a años anteriores, es decir, por ejemplo este año en la información fiscal que viene junto con el borrador de la declaración del 2014 aparece que en el 2014 has cobrado unos atrasos por el motivo "X" pero que se produjeron en el 2012  .

Estas rentas del trabajo hay que declararlas presentando una autoliquidación complementaria al año que corresponde la imputación temporal (en este caso el 2014), como se indica en el art. 14.2b de la Ley del IRPF. Y en ese supuesto, te puedes encontrar con dos situaciones.

a) Tras la elaboración de la autoliquidación hay que pagar porque:

1º - Sale a pagar más de lo que originalmente se pagó cuando se hizo la declaración

2º - Sale a devolver menos de lo que han devuelto ( en este caso hay que devolver parte de lo que hacienda nos ingresó como devolución)

En este caso se elabora la declaración complementaria y se presenta (telemáticamente puede ser) como veremos posteriormente

b) Tras la elaboración de la autoliquidación Hacienda nos tiene que devolver:

En ese caso se rehace igualmente la declaración y se presenta la declaración complementaria por atrasos, directamente en la Delegación de Hacienda, acompañándola de un escrito, indicando los motivos por los que se solicita la devolución adicional. Se puede usar el modelo de comunicación que tiene Hacienda.

 

CÓMO SE ELABORA LA AUTOLIQUIDACIÓN COMPLEMENTARIA

En realidad hay que volver a realizar la declaración del año de imputación de esas rentas atrasadas, incluyéndolas y marcando la opción de DECLARACIÓN COMPLEMENTARIA.

1º Hay que tener o descargar el programa PADRE  del año al que corresponde la imputación temporal de esas rentas.

2º Hay que descargar los datos fiscales correspondientes ese año desde el mismo programa PADRE. Las únicas opciones de hacerlo es teniendo la referencia del borrador de ese año (no de la declaración ya presentada) o certificado digital. Otra forma es copiándolos a mano. Hay que tener en cuenta si hay algún dato que no se haya recogido de esta descarga y fue metido a mano cuando originalmente se elaboró (p.e. las cuotas sindicales o a colegios profesionales)

4º Marcar en la página correspondiente (por ejemplo, en el programa PADRE del 2012 sería la página 2 (IV) 6/54) que es DECLARACIÓN COMPLEMENTARIA en alguna de las opciones posibles. Se abre un cuadro donde además de la opción hay que anotar la cantidad a pagar o a devolver que hubo resultante de la declaración de IRPF realizada el año del que se está haciendo la complementaria. Ese importe lo usará el programa para calcular la diferencia a pagar que aparecerá en el documento de ingreso o devolución en la última hoja de la declaración.

3º Incluir las rentas del trabajo percibidas como atrasos (en rendimientos del trabajo, pag. 3(I) 7/54), abrir la pestaña de la casilla 001 y agregar un nuevo rendimiento y retención si lo hubiera.

 

4º Ir a la última hoja para ver el resultado, que será la diferencia entre la original y la nueva, rellenar el nº de cuenta en la cual se realizará el cargo, completar la fecha de la declaración y presentarla, vía telemática o en el banco.

6 comentarios

El criterio de caja en el IVA

 

 

Este pasado 1 de enero de 2014 ha entrado en vigor el régimen especial  del criterio de caja dentro de la legislación sobre el IVA. El Gobierno trata de mitigar con esta norma el quebranto que supone para la tesorería de las empresas ingresar en Hacienda el IVA que aun no se ha cobrado de facturas emitidas.

 

¿En qué consiste básicamente este criterio de caja?

 

En que aquellas empresas que se acojan a él devengarán (pagarán) el IVA sólo de aquellas facturas que hayan cobrado (o de la parte de la factura que hayan cobrado, si no la han cobrado en la totalidad) y a su vez se deducirán el IVA de aquellas facturas que hayan pagado( o de la parte que hayan pagado). Ésta es la idea principal, pero con sus limitaciones que iremos desgranando seguidamente.

 

Requisitos

 

Es un régimen voluntario. Pero para acceder al mismo es necesario cumplir unos requisitos:

·         Que el volumen de operaciones en el año anterior haya sido inferior a 2.000.000 de euros.

·         Que  no se superen los 100.000 euros en el cobro a un mismo sujeto

·         Que se solicite durante el mes de diciembre anterior al inicio del año natural en el que se vaya a aplicar. Si es una actividad nueva, al inicio de la misma.

·         La renuncia a este criterio tendrá una duración de tres años.

 

Operaciones a las que NO se puede aplicar este régimen

 

A las siguientes operaciones no se le puede aplicar el criterio de caja:

·         Las acogidas a los siguientes regímenes de IVA:

Ø  Especial  Simplificado

Ø  De la agricultura, ganadería y pesca

Ø  Del recargo de equivalencia

Ø  Del oro de inversión

Ø  Los aplicables a los servicios prestados por vía electrónica

Ø  Del grupo de entidades

·         A las operaciones de entrega de bienes (ventas) o compras intracomunitaria ( a la Comunidad Europea) ni a las exportaciones e importaciones (fuera de la Comunidad Europea).

·         En los supuestos de inversión del sujeto pasivo

·         Autoconsumo de bienes y servicios

 

Registro de facturas emitidas y recibidas

 

Habrá que llevar un exhaustivo control de los cobros y los pagos ya que el importe a liquidar a Hacienda vendrá configurado por la diferencia del IVA de las facturas cobradas y pagadas en el período correspondiente, normalmente el trimestre.

Así el libro registro de facturas expedidas (ingresos)deberá llevar, además de la información obligatoria hasta hoy, nueva información sobre los respectivos cobros realizados de facturas, totales o parciales , desglosando su importe, fecha y el medio de pago (cheque, cuenta bancaria, etc.). Igualmente con el libro de facturas recibidas.

Las empresas que se acojan a este criterio deben incluir en las facturas que emitan  la mención "Régimen especial de criterio de caja"

 

Efectos sobre sujetos pasivos NO acogidos a este régimen

 

Los sujetos pasivos no acogidos a este régimen pero que reciben facturas de otros sujetos pasivos que sí están acogidos a este régimen pueden deducirse las cuotas de IVA soportadas a partir del momento del pago, y sólo de aquella parte que se haya pagado.

 

Límite temporal

 

 

El retraso del devengo y pago del IVA repercutido y de la deducción del IVA soportado tiene un límite temporal, que es el 31 de diciembre del año inmediato posterior a aquel en que las operaciones se hayan efectuado. Es decir el IVA de una factura emitida en el 2013 y no cobrada será devengado el 31 de diciembre del 2014 y declarado e ingresado en la declaración correspondiente a diciembre de 2014 (si son declaraciones mensuales) o al cuarto trimestre del 2014 (si corresponden declaraciones trimestrales).

0 comentarios

La Sociedad Civil. Una opción económica para emprender

Cuando dos o más personas deciden poner en marcha un proyecto empresarial habitualmente se piensa en la creación de una Sociedad de Responsabilidad Limitada. Pero frente a ello existen otras posibilidades, entre las cuales se encuentra la creación de una Sociedad Civil, la cual permite a los socios mantener el estatus de Autónomo.

 

La Sociedad Civil se crea mediante un contrato privado de colaboración entre dos o más personas que desean llevar a cabo una actividad con ánimo de lucro. En este caso los socios pueden aportar dinero, bienes o trabajo. Aunque se llame sociedad, realmente no lo es, no tiene personalidad jurídica. Y el beneficio o pérdida se reparte en función de lo establecido en el contrato y tributa en la declaración del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas y no en el Impuesto sobre Sociedades.

 

Tiene sus ventajas y sus inconvenientes con respecto a una sociedad limitada,  

 

Entre las ventajas están:

 

 -Que su constitución es más simple y barata que la de una sociedad limitada, ya que en principio no es necesaria escritura pública ante notario (salvo que se aporten bienes inmuebles o derechos reales) ni inscripción en el Registro Mercantil y no necesita capital mínimo. El socio que aporte trabajo estará dado de alta en el régimen de autónomos y en el caso de cumplir los requisitos podría acogerse a la tarifa plana para nuevos autónomos regulada en la Ley 14/2013, de 27 de septiembre, de apoyo a los emprendedores y su internacionalización.

 

Pero también tiene sus inconvenientes: 

 

-Dificultad de valoración del trabajo frente al capital:

Si un socio va a aportar trabajo y otro socio capital, se presenta la dificultad de valorar el trabajo frente a la aportación de capital. Se establecerá en el contrato cual va a ser la forma de remunerar a los socios según un porcentaje.

 

-Responsabilidad ilimitada de los socios:

Uno de los principales inconvenientes es la responsabilidad ilimitada de los socios ante deudas con terceros. Al igual que el autónomo, los socios responden con sus bienes presentes y futuros de las deudas contraídas. E igualmente puede afectar al cónyuge si el socio está  casado en sociedad de gananciales.

 

-Mayor tributación en caso de elevados beneficios:

En el caso de que los beneficios sean altos se tributa más que en el caso de las SL, que está limitado a un tipo entre el 20% y el 30% de los beneficios (base imponible), mientras que en la sociedad civil los socios tributan los beneficios en el IRPF, que en el caso de altos beneficios (aproximadamente a partir de los 35.000€ de base imponible) estarán por encima de estos porcentajes. Ahora bien, si en una SL se reparten beneficios después de haber pagado el Impuesto sobre Sociedades, el socio que recibe estos beneficios tributa por ellos en el IRPF (excepto los primeros 1.500€ que están exentos).

 

 Por su parte la Sociedad de Responsabilidad Limitada (SL) requiere mayores requisitos para su creación y más obligaciones legales:

 

-Habrá que registrar el nombre de la empresa, solicitando previamente un certificado negativo de denominación social (es decir, que te digan que no existe otra empresa con ese nombre) al Registro Mercantil Central.

-Su creación requiere un desembolso de 3.000,06€ que hay que depositar en un banco.

-Se tiene que redactar los estatutos de la sociedad.

-Hacer escritura pública de la constitución de la sociedad ante notario.

-Trámites con Hacienda para la obtención del NIF, alta en el I.A.E. y declaración censal de inicio de la actividad.

-Inscripción de la sociedad en el Registro Mercantil.

Respecto a la Seguridad Social por ser administrador de la sociedad limitada se estará de alta en el régimen de autónomos, pero este caso sí está excluido de la tarifa plana, debiendo cotizar como mínimo 256.72€.

 

La principal ventaja de la SL es que se limita la responsabilidad de los socios al patrimonio de la empresa, no quedando ligado el patrimonio personal a las deudas de la empresa. Sólo el administrador de la sociedad sí responde con su patrimonio propio de las deudas con la administración pública, es decir, Seguridad Social y Hacienda.

 

Esta limitación de la responsabilidad tiene más trascendencia cuando la empresa empieza a crecer y va aumentando su endeudamiento para obtener dicho crecimiento. 

 

 

0 comentarios

Enlaces de interés

Es actualidad

Dónde estamos



NOVIEMBRE 2016

Zanjado el conflicto del IBI entre la hermandad del Rocío de Triana y el consistorio de Almonte

 

ver noticia elcorreoweb.es

SEPTIEMBRE 2016

El Gobierno andaluz estudia reducir de 3 a 2 el número de socios para constituir una cooperativa

ver noticia faecta

AGOSTO 2016

Cambios en las reducciones del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones en Andalucía

Decreto-Ley 4/2016, de 26 de julio